• Ven a comer el mejor cocido madrileño
    Ven a comer el mejor cocido madrileño

    Ven a comer el mejor cocido madrileño

    Uno de los platos más demandados en nuestro restaurante de menús para grupos en Chamberí (Madrid) no puede ser otro que el cocido madrileño, quizá el más representativo junto a los callos de la gastronomía madrileña, un plato único (aunque en realidad son tres, que se conocen como vuelcos) con garbanzos, sopa, verduras, carnes, tocino de cerdo y algún embutido.

    En el Restaurante Mesón Del Cid está en el menú de los martes, lógicamente de los meses de otoño e invierno, porque en verano no apetece un plato tan calórico y contundente como el cocido. Tradicionalmente se sirve primero el caldo o sopa de cocido, para después pasar a los garbanzos con la verdura, acabando con las viandas de la carne, el tocino, etc. aunque en muchos restaurante se juntan el segundo y tercer vuelco para ahorrar tiempo.

    Como muchos de los platos tradicionales, tiene un origen humilde, siendo consumido por las clases más bajas, para después ser incluido en las comidas de las clases más privilegiadas y, al igual que otros guisos y platos tradicionales de cuchara, suele decirse que de un día para otro está incluso más sabroso, aunque lógicamente en nuestro restaurante de menús para grupos en Chamberí (Madrid) lo hacemos en el mismo día.

    Para realizarlo, hoy día se emplean a nivel doméstico las conocidas como ollas a presión, pero en los restaurantes se sigue haciendo en ollas destapadas, por lo que se necesita más tiempo de cocción para su elaboración que, en todo caso, ha de ser lo más lenta posible, para que todos los sabores se mezclen en el caldo que es considerado un auténtico manjar.

  • Comidas de empresa: más que una reunión festiva
    Comidas de empresa: más que una reunión festiva

    Comidas de empresa: más que una reunión festiva

    Aunque cuando se habla de comidas de empresa en Chamberí en Madrid lo primero que viene a la cabeza es la clásica reunión de Navidad, lo cierto es que no es la única ocasión. Hay otros momentos perfectos para organizar una comida de empleados, ya sea para toda la empresa o para un departamento concreto. Vamos a hablar de un par de ellos, además de unas cuantas ideas que pueden ser de lo más originales.

    Más allá de las fiestas, una comida de empresa para despedir a un compañero que se jubila es un bonito detalle. Con ella se le agradecen los años que ha estado en el equipo, se le transmite que se le va a echar de menos y el aprecio que despierta. El resultado es un recuerdo que deja un buen sabor de boca a todo el mundo.

    Incentivar equipos de trabajo es otro motivo. Sirve para hacer piña antes de emprender un nuevo proyecto, celebrar que se ha logrado un objetivo o aliviar tensiones por la carga de trabajo. Las comidas de empresa en Chamberí en Madrid hacen que todo el mundo salga motivado y contento, por lo que contribuyen a mejorar el rendimiento.

    Una buena comida, de por sí, es estupenda. Si además se incluyen algunas cosas, la ocasión puede ser memorable. Por ejemplo, una actuación a cargo de un humorista para comer entre risas, un ilusionista o un grupo musical. Todo dependerá de las preferencias y los objetivos.

    ¿Qué tal una comida con misterio? No, no es desconocer lo que hay en el plato. Se trata de preparar un enigma y que todo el mundo intente descubrir qué ha sucedido. Además de la comida, se puede estar haciendo una dinámica de grupo, que está de moda.

    ¿Te gusta alguna de estas ideas? En Restaurante Mesón del Cid te ayudamos a organizar la mejor comida de empresa.